June 7

Comida Para Diabéticos, Lo Que Debes Saber!

0  comments

La diabetes es una enfermedad crónica que requiere un enfoque holístico en términos de atención para prevenir complicaciones tanto agudas como a largo plazo. 

El manejo nutricional de los pacientes diabéticos ha evolucionado durante 100 años a medida que las bases fisiopatológicas de las complicaciones derivadas de la diabetes se vuelven más explícitas.

La diabetes es una enfermedad compleja. Con el tratamiento adecuado considerando un patrón de alimentación saludable, actividad física y terapia farmacológica, la enfermedad se puede controlar de manera efectiva. 

Mantener niveles de glucosa, lípidos y presión arterial casi normales en la sangre puede prevenir complicaciones a corto y largo plazo asociadas con la diabetes. 

Hay muchos planes de tratamiento para controlar la diabetes, que pueden adaptarse a las necesidades individuales.

¿Cómo la comida para diabéticos puede ser una terapia nutricional?

La terapia nutricional y el asesoramiento son una parte integral del tratamiento y el autocontrol de la diabetes. Es extremadamente importante para los pacientes diabéticos y los pacientes prediabéticos, poder lograr un control glucémico adecuado. 

Los objetivos de la terapia nutricional son mantener o mejorar la calidad de vida y la salud nutricional y fisiológica, prevenir y tratar las complicaciones agudas y a largo plazo de la diabetes, las afecciones comórbidas asociadas y los trastornos concomitantes.

Para poder lidiar con el aspecto nutricional de esta enfermedad, se deben realizar consultas individuales con un dietista y experto en nutrición para diabéticos. La terapia nutricional debe ser individualizada, evaluada regularmente, reforzada de manera intensiva y debe incorporar educación para el autocontrol.

La terapia nutricional y la planificación de las comidas deben individualizarse y adaptarse a los valores y preferencias de cada persona,
por lo que hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La edad;
  • La cultura;
  • El tipo y la duración de la diabetes;
  • Las terapias médicas;
  • Los requisitos nutricionales;
  • El estilo de vida;
  • Las condiciones económicas;
  • El nivel de actividad del paciente;
  • La preparación para el cambio;
  • Las habilidades culinarias;
  • Las intolerancias alimentarias;
  • Los objetivos del tratamiento. 

Dieta saludable y terapia nutricional

El punto de partida de la terapia nutricional es seguir una dieta saludable. El consejo dietético actual es consumir una variedad de alimentos de los 4 grupos de alimentos (verduras y frutas, productos de granos, leche y derivados lacteos, carnes y otras alternativas).

Con énfasis en los alimentos que tienen baja densidad de energía y alto volumen para optimizar la saciedad y desalentar el consumo excesivo. Seguir este consejo puede ayudar al paciente diabético a alcanzar y mantener un peso corporal saludable y, al mismo tiempo, garantizar una ingesta adecuada de carbohidratos, fibra, grasa, proteínas, vitaminas y minerales.

Debido a que se estima que entre el 80% y el 90% de las personas con diabetes tienen sobrepeso, las estrategias que incluyen la restricción de energía para lograr la pérdida de peso son una consideración primordial. 

Una pérdida de peso moderada del 5% al ​​10% del peso corporal inicial puede mejorar sustancialmente la sensibilidad a la insulina, el control glucémico, la hipertensión y la dislipidemia, en pacientes con diabetes y en aquellas con riesgo de diabetes.

Las calorías totales deben reflejar los objetivos de control de peso para las personas con diabetes y con sobrepeso u obesidad, para evitar un mayor aumento de peso, para lograr y mantener un peso corporal saludable o más bajo a largo plazo o para prevenir la recuperación de peso.

La distribución ideal de macronutrientes para el tratamiento de la diabetes puede variar, dependiendo de la calidad de los diversos macronutrientes, los objetivos del régimen de tratamiento dietético y los valores y preferencias del individuo.

tips nutricionales para diabéticos

#1. Carbohidratos

Los carbohidratos son una fuente importante de combustible para el cuerpo. Cuando se consume un alimento que contiene carbohidratos, estos se descomponen en glucosa, la cual proporciona combustible para el cuerpo. 

La glucosa se transporta a través de la corriente sanguínea hacia las células con la ayuda de la insulina. Una vez en las células, la glucosa se puede utilizar para obtener energía. 

Los carbohidratos aumentan los niveles de glucosa en la sangre, por lo tanto, las personas con diabetes pueden necesitar equilibrar la ingesta de carbohidratos con la ayuda de la insulina, medicamentos y actividad física. Los tres tipos principales de carbohidratos que se encuentran en los alimentos son los azúcares, los almidones y la fibra.

#2. Azúcar

Los dos tipos principales de azúcar incluyen los azúcares naturales, como los que se encuentran en la fruta y la leche, y los azúcares agregados durante el procesamiento de los alimentos. 

Las pautas actuales permiten el uso de azúcar y alimentos que contienen azúcar en cantidades modestas como parte de una dieta equilibrada. La primera consideración dietética para una persona con diabetes debe ser la cantidad total de carbohidratos consumidos, la moderación es la clave.

Muchos edulcorantes no nutritivos pueden ser utilizados por personas con diabetes, incluidas las mujeres embarazadas, dentro de una dieta equilibrada. Debido a que la sacarina puede atravesar la placenta, otros edulcorantes son mejores opciones durante el embarazo. 

El uso de edulcorantes no nutritivos tiene el potencial de reducir el
consumo total de calorías y carbohidratos si se usa como un reemplazo para los edulcorantes calóricos.

#3. Los almidones

Los alimentos ricos en almidón incluyen los vegetales con almidón como los guisantes, el maíz y las papas, así como los frijoles secos, las lentejas y los cereales como la avena, la cebada y el arroz.

Comer granos integrales asegura la obtención de todos los nutrientes que ofrecen los granos. Los refinados han perdido en el procesamiento las fibras, las vitaminas y minerales.

#4. Fibra

Las recomendaciones de fibra para las personas con diabetes son las mismas que para la población general. Las personas deben consumir 14 gramos de fibra por 1000 calorías, o 25 gramos para mujeres adultas y 38 gramos para hombres adultos, de una amplia variedad de fuentes diarias. 

De la ingesta total recomendada de fibra, de 10 a 25 g por día deben provenir de fibra soluble. Debido al potencial efecto beneficioso de las fibras solubles en los lípidos sanguíneos y el metabolismo de la glucosa.

Se recomienda a las personas con diabetes que obtengan cantidades adecuadas de fibra de los carbohidratos que ingieren. La fibra también contribuye a la salud digestiva, la saciedad y la reducción de los niveles de colesterol. 

Buenas fuentes de fibra soluble incluyen granos enteros, frutas y verduras, frijoles y legumbres, salvado de arroz y nueces. Muchos estudios de investigación han intentado identificar cantidades diarias óptimas de: carbohidratos, proteínas y grasas para controlar la diabetes, sin embargo, no existe una combinación óptima.

La mejor combinación de carbohidratos, proteínas y grasas varía según la personas y también debe tener en cuenta los objetivos de control de peso que se tienen. No hay evidencia científica clara que demuestre los beneficios de la suplementación con vitaminas o minerales en personas con diabetes por lo que el uso de hierbas y suplementos no se recomienda, es mejor obtener las vitaminas y minerales necesarios de los alimentos que consume.

qué pueden comer los diabeticos

#5. Proteinas

Se recomienda una ingesta de proteínas de 0,8 g por kg de peso corporal. Los hombres adultos necesitan aproximadamente 56 gramos por día, y las mujeres adultas necesitan aproximadamente 46 gramos por día. 

Una ingesta de proteínas por encima del 35% del total de calorías diarias puede tener un efecto perjudicial en el desarrollo de nefropatía. Las mejores opciones para las proteínas son proteínas de origen vegetal, como nueces, semillas, legumbres, pescado, mariscos, pollo, queso y huevos. 

#6. Grasas

Las consecuencias más peligrosas para la vida de la diabetes son las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares. La diabetes en sí misma es un fuerte factor de riesgo independiente para las enfermedades cardiovasculares. Para reducir este riesgo es importante evitar alimentos que contienen grasas saturadas y consumir mas grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas con mayor frecuencia.

Las grasas saturadas se encuentran en las carnes y productos lácteos con alto contenido de grasa, la manteca de cerdo, las salsas cremosas y el aceite de coco y de palma, la margarina en barra, la manteca vegetal y muchos productos horneados procesados, como galletas, panes y biscochos. 

Las grasas trans figuran en las etiquetas de los alimentos, pero para evitar la mayor cantidad posible de grasas trans, busque palabras como aceite hidrogenado o aceite parcialmente hidrogenado. Las grasas poliinsaturadas son grasas saludables para el corazón, y cuando se consumen con moderación, pueden reducir los niveles de colesterol. 

Las grasas poliinsaturadas se encuentran en pescados grasos como el salmón, la caballa, el arenque y la trucha, aceites vegetales como el aceite de cártamo y el aceite de soja, las nueces y las semillas de lino. 

Se recomiendan dos o más porciones de pescado por semana para las personas con diabetes. Las grasas monoinsaturadas también son grasas saludables para el corazón y ayudan a reducir el colesterol LDL. Los alimentos ricos en grasas monoinsaturadas incluyen aceite de oliva, aceite de canola, aceite de nuez, aceite de cacahuete, aguacates, aceitunas, nueces y semillas.

Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa poliinsaturada que puede ser especialmente beneficiosa para la salud del corazón. Las investigaciones sugieren que el consumo de ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado y en los aceites de pescado puede disminuir el riesgo de enfermedad coronaria y puede disminuir la resistencia a la insulina en personas con diabetes. 

Hay tres tipos de ácidos grasos omega-3: el ácido alfa-linolénico que se encuentra en fuentes vegetales, el ácido eicosapentaenoico y el ácido docosahexaenoico se encuentran en peces y otras especies marinas. 

La fuente dietética más rica de ácidos grasos omega-3 es el pescado graso como el salmón, el atún, la trucha, las sardinas, la caballa y el arenque. Los ácidos grasos omega-3 también se pueden encontrar en las nueces y los huevos, las semillas de lino, el aceite de canola, el tofu y otros productos de soya.

La ingesta total de grasa para las personas con diabetes debe ser del 25 al 35% del total de calorías. Las grasas saturadas deben limitarse a menos del 10% de las calorías totales, y la mayor parte de la ingesta de grasas debe provenir de fuentes de ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados. Los niveles elevados de triglicéridos (más de 150 mg / dl) también son un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

La adición de ejercicio puede resultar en mayores disminuciones en el colesterol total, LDL y en los triglicéridos, y evitar una disminución en el colesterol de lipoproteínas de alta densidad.

#7. Alcohol

Se recomienda que si los adultos con diabetes deciden consumir alcohol, la ingesta diaria debe limitarse a una cantidad moderada (una bebida por día o menos para las mujeres y dos bebidas por día o menos para los hombres).

El consumo moderado de alcohol tiene poco efecto a corto plazo sobre las concentraciones de glucosa e insulina. Sin embargo, los carbohidratos consumidos con alcohol, como las bebidas mixtas, pueden aumentar la glucosa en la sangre. Revise su glucosa en sangre antes de beber, mientras bebe, y por hasta 24 horas para asegurarse de que esté a un nivel seguro.

Métodos para la planificación de las comidas para diabéticos

El control de la glucosa es un acto de equilibrio. Los alimentos con carbohidratos aumentan la glucosa en sangre, mientras que la insulina y la actividad física disminuyen la glucosa en sangre. 

Para controlar eficazmente la glucosa en la sangre, las personas con diabetes deben equilibrar la cantidad de carbohidratos que consumen, el tipo y la cantidad de actividad física que realizan y los medicamentos para la diabetes que toman. El control dietético de la diabetes debe diseñarse para satisfacer las necesidades totales de nutrientes que requiere el organismo, y no solo las necesidades de glucosa en la sangre. 

El plan de dieta debe comenzar con una evaluación de los hábitos alimenticios habituales de la persona, incluidos los gustos y aversiones a los alimentos, los horarios de alimentación y de trabajo, así como los objetivos de tratamiento identificados por el equipo de atención médica. 

Cuanto mejor se adapte el manejo de la dieta a la rutina habitual, más probable será que tenga éxito. Los siguientes sistemas de planificación de la dieta pueden ser útiles para planificar comidas y bocadillos para personas con diabetes. 

Cómo planificar las comidas

#1. Método del plato

El método de plato es un método simple para enseñar la planificación de comidas. Un plato de comida sirve como un gráfico circular para mostrar las proporciones del plato que deben cubrirse por varios grupos de alimentos. 

Este enfoque de planificación de comidas es simple y versátil. Las verduras sin almidón (aproximadamente 5 gramos de carbohidratos) deben cubrir el 50 por ciento del plato para el almuerzo y la cena. 

Un cuarto del plato debe contener verduras y / o granos con almidón (1/2 taza contiene 15 g de carbohidratos), incluido el pan, los granos y las papas. El último cuarto del plato debe incluir una proteína, que puede incluir pescados y mariscos, aves de corral, queso y huevos.

Finalmente, se debe agregar una porción de fruta (1/2 taza es aproximadamente 15 g de carbohidratos) y un poco de leche descremada o baja en grasa (1 taza es aproximadamente 12 g) se representan fuera del plato. 

En general, se deben elegir grasas saludables como nueces, semillas y aguacates. Para completar la comida, se agrega una bebida baja en calorías como agua o té sin azúcar.

Los alimentos que se debe aumentar el consumo son frutas, verduras, granos enteros y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa. Los alimentos que deben reducirse son grasas saturadas, sodio y azúcares agregados.

Esta dieta proporciona un marco conceptual para seleccionar los tipos y cantidades de diversos alimentos, que en conjunto proporcionen una
dieta nutritiva. Esta dieta se enfoca en la variedad, cantidad y nutrición. Un equilibrio las calorías disfrutando de las comidas, pero comiendo menos al evitar las porciones demasiado grandes. 

#2. Dietas de Intercambio

En este sistema, los alimentos se dividen en seis categorías según el contenido de macronutrientes, es decir, almidón (cereales, granos, pasta, pan, frijoles y vegetales con almidón), carne y sustitutos de la carne, vegetales sin almidón, frutas, leche y grasas. 

Las personas, con la ayuda de un médico o dietista, diseñan un plan de comidas diario basado en una cantidad fija de porciones de cada categoría. El método de intercambio permite a una persona medir en lugar de pesar los alimentos. 

Esto ahorra tiempo y fomenta el cumplimiento por parte del paciente. Cualquier alimento puede ser sustituido por otro dentro de la misma lista de intercambio de alimentos. 

Al igual que con otros métodos, todas las comidas y bocadillos deben consumirse aproximadamente a la misma hora cada día y deben ser consistentes en la cantidad de alimentos consumidos.

#3. Conteo de carbohidratos

Algunas personas optan por contar los gramos de carbohidratos en varios alimentos y ajustar la cantidad de carbohidratos consumidos durante el día para controlar los niveles de glucosa en la sangre. 

Una porción de la lista de almidones, frutas, leche o dulces y postres proporciona aproximadamente 15 gramos de carbohidratos. Cada selección se considera una opción de carbohidratos. 

Un plan de comidas describe el número de opciones de carbohidratos que una persona puede seleccionar para las comidas y las meriendas. Con el conteo de carbohidratos, siempre se debe incluir una fuente de proteínas y grasas saludables para una comida balanceada. Este método requiere una gran constancia con la dieta y el control permanente de la glucosa en sangre.

#4. Uso de etiquetas nutricionales

Con cualquiera de los métodos de planificación de la dieta mencionados anteriormente, la etiqueta de información nutricional que se encuentra en la mayoría de los alimentos puede proporcionar información útil. 

Si se cuentan los carbohidratos, el total de gramos por porción se encuentra en la etiqueta, junto con los gramos de azúcares y fibra dietética. Se deben tener en cuenta que los tamaños de porción indicados en las etiquetas pueden no ser los mismos que los utilizados en las listas de intercambio para la planificación de comidas. 

Si se utiliza el método del plato en la planificación del menú, se debe prestar mucha atención a la columna de valor de porcentaje diario de la etiqueta de información nutricional. Se deben elegir alimentos que tengan un bajo porcentaje en los valores de grasas saturadas y cantidades bajas de azúcar, y un alto porcentaje de valores diarios de fibra y sin grasas trans.

Pautas para una alimentación saludable

La alimentación saludable para la diabetes es también una alimentación saludable para toda la familia. Antes de comprar se deben planificar las comidas por un período de tiempo como varios días a una semana y se deben incluir una variedad de alimentos de todos los grupos de alimentos.

Es decir crear una lista de la compra de su plan de comidas. Es importante disfrutar de las comidas regulares con el tamaño adecuado de las porciones. El profesional de salud puede ayudar para aprender a elegir los alimentos saludables y el tamaño adecuado de las porciones.

Se necesita comer una variedad de alimentos ricos en nutrientes en cada comida, como:

  • Pescado a la parrilla o al horno, solo o en un plato mixto como
    los tacos;
  • Aves de corral sin piel: a la parrilla, al horno o fritas;}
  • Carne de res magra o de cerdo como solomillo o lomo sin grasa
    visible;
  • Grasas saludables como: una cantidad razonable de aceite de oliva extra virgen o aceite de canola para cocinar, aguacate, nueces agregadas al plato principal o guarniciones;
  • Productos lácteos bajos en grasa y en porciones adecuadas.
  • Alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y granos integrales (cereales de salvado, pasta integral, arroz integral) tan a menudo como sea posible;
  • Probar alternativas a la carne como las lentejas, los frijoles o el tofu;
  • Elegir líquidos sin calorías, como té, café o agua sin azúcar. Así como también los sustitutos del azúcar y las opciones más bajas de sal.
Comidas saludables para diabéticos

Horarios regulares comidas para diabéticos

Las estrategias más útiles para no tener que contar calorías obsesivamente o morirse de hambre, incluyen seguir un horario regular de comidas con porciones moderadas, consistentes y registrar todo lo que se come.

Llevar un diario de las comidas. Un registro escrito ayuda al paciente a identificar las áreas problemáticas, como la merienda de la tarde o el café con leche de la mañana, donde obtiene más calorías de las que cree.

También aumenta su conciencia de qué, por qué y cuánto está comiendo, lo que le ayuda a reducir el consumo de bocadillos sin sentido.

Las recomendaciones para mantener un horario regular de comidas
son:
  • Comenzar el día con un buen desayuno. Esto proporcionará
    energía y niveles constantes de azúcar en la sangre;
  • Comer comidas pequeñas y regulares, hasta 6 por día, lo que
    ayudará a mantener las porciones controladas;
  • Mantener constante la ingesta de calorías.

Etiquetas

alimentos buenos para la diabetes, alimentos para diabeticos, plan de comidas para diabeticos, que pueden comer los diabeticos


También te puede interesar:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Suscríbete a más de 3.799 usuarios que leen nuestro boletín semanal.

Además recibirás la primera guía digital gratuita para que pongas a prueba nuestra promesa.

>